10 Ejemplos de parábolas

Como ya sabemos, las parábolas son narraciones breves nos brinda una enseñanza moral y espiritual. Cada una de ellas nos brinda una valiosa enseñanza que fueron enseñadas por Jesucristo. Toda parábola vendrá en diferentes sucesos y mensajes con el fin único de mejorar nuestra persona y espíritu.

Cada parábola fueron anunciadas en el Nuevo Testamento y algunas del Antiguo Testamento. Si te suena familiar las parábolas y fábulas, no debemos mezclarlas ya que, una fábula transmite mensajes y valores con personajes de animales y está más dirigida a los niños, mientras que las parábolas son relatos y sucesos contados por Jesús.


Hoy deseamos compartir con ustedes algunos ejemplos de parábolas que posiblemente ya conozcan algunos. Muchas de ellas son clasicos que nos ayudan a reflexionar y que siempre podemos relatar en familia o mediante la iglesia para ayudar a otros hermanos a meditar. No te las pierdas a continuación.



El Buen samaritano
el buen samaritano parabola

Un intérprete de la Ley, se puso de pie y preguntó a Jesús: "Maestro, ¿que debo hacer para obtener la vida eterna?"

Jesús respondió: "¿Que está escrito en la ley?"

Respondió el hombre: "Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón y... Seguir leyendo ►



El Árbol y sus Frutos
el arbol y sus frutos parabola

En ese momento, Jesús nuevamente contó: "Un Árbol que da malos frutos, no es malo; ni el que da buenos frutos, es buen Árbol... Cada Árbol se conoce por su fruto, pues no se cosechan Higos de los espinos, ni se recolectan Uvas de las... Seguir leyendo ►



Las Lámparas
la lampara de aceite parabola

Cuenta la parábola de las lámparas, según Jesús que dijo: "Ustedes, son como la Sal de la Tierra, pero si la sal se desvaneciera, ¿con qué será salada?. No sirve más sino para ser echada y pisada. Son la luz del mundo: Una ciudad fija sobre un Monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se... Seguir leyendo ►


La Oveja Perdida
la oveja perdida parabola

Jesús dijo: "El Hijo del Hombre llegó para salvar lo que se había perdido. Díganme, ¿si un Hombre que tiene Cien Ovejas y se pierde una de ellas, no dejaría a las noventa y nueve e iría por los montes a buscar a la Oveja que se había perdido?. Si Él la encuentra... Seguir leyendo ►



Los Talentos
los talentos parabola

Jesús contó otra Parábola: "A un Siervo le dio cinco talentos; a otro dos, y a último sólo uno según su capacidad. Luego se marcho. El Siervo que recibió cinco talentos a negociarlos, y tras esto, ganó otros cinco. El otro Siervo que obtuvo dos talentos, también hizo lo mismo y ganó otros... Seguir leyendo ►


La fiesta de Bodas
las fiestas de bodas parabola

Jesús nuevamente contó otra parábola, y dijo: El reino de los cielos es igual a un Rey que hizo fiesta de bodas a su hijo, y envió a sus Siervos a llamar a los invitados, pero ellos no quisieron asistir. Nuevamente, él envió a otros siervos diciendo: "Digan a nuestros invitados que ya está preparada mi comida. Mis toros y animales engordados, ya fueron sacrificados para el festín, y todo está listo. Que vengan a las bodas... Seguir leyendo ►


Parábola de la Lámpara
la lampara parabola

Jesús dijo: No juzguen para que no sean juzgados, porque con el juicio con que juzgan, serán juzgados y con la medida que miden, serán medidos. ¿Por qué miran la paja que está en el ojo de tu Hermano, y no ves la Viga que está en tu propio ojo?, o cómo dirás a tu Hermano... Seguir leyendo ►


El Rico y Lázaro
el rico y lazaro parabola

Contó otra parábola Jesús: Un Mendigo que se llamaba Lázaro, estaba echado en la puerta de la casa del Hombre rico. Lázaro a pesar de sus heridas (llagas), deseaba mucho poder comer algunas de las migajas que caían de la mesa del rico, pero venían los Perros y le lamían las llagas. Un día, Lázaro falleció, y fue llevado por los ángeles donde Abraham. Poco después, el Rico también falleció y fue sepultado. Él fue a dar en el... Seguir leyendo ►


Los dos cimientos
la casa sobre la roca parabola

Jesús contó nuevamente: "A todo quien venga a mi, oye mis palabras y las cumple, les diré a quien se asemeja. Es igual al Hombre que al querer construir su hogar, cavó, hundió y puso como base una gran roca para construir sobre esta su casa. Cuando llegó una inundación, el río dio con furia contra todo lo que se ponía en su camino, pero no pudo derribar la casa ni moverla debido a que... Seguir leyendo ►


El Siervo vigilante
el siervo vigilante parabola

Jesús dijo: "Es como el Hombre que yendo lejos, dejó su casa y dio autoridad a sus Siervos y a cada uno sus deberes. Al portero ordenó que vigilara. Vigilen, ya que no saben cuando vendrá el Señor de la casa, si es al anochecer o a la media noche, o al canto del gallo o a la mañana, para que cuando venga inesperadamente no les... Seguir leyendo ►
Compartido a las

10 Parábolas de Jesús para Niños

Saber de las parábolas de Jesús, nos ayudan a conocer aquellas enseñanzas dichas por Jesús de Nazaret. Cada una de ellas, nos revela una gran verdad, y forma de aprender a ser mejores para llegar al reino de Dios. Estos hechos u observaciones, nos hacen reflexionar en nuestra vida cotidiana, y cada enseñanza no abre la vista a las posibilidades las cuales, a veces nos cegamos con la monotonía humana.

Hoy, queremos compartir contigo algunas memorables parábolas de Jesús para Niños, con las que podremos aprender y leer junto a los pequeños, aquellas reflexiones que nos ayudarán entender el mensaje de nuestro señor, y las bendiciones que nos promete para llegar al reino de los cielos.

Recuerda compartir estas memorables enseñanzas, y si hay alguna que nos falte detallar, coméntalo.


La Viuda y el Juez injusto
la viuda y el juez

Contó Jesús otra parábola sobre la necesidad de orar siempre y no renunciar: En una ciudad, un Juez que no temía a Dios ni respetaba al Hombre, tuvo en su presente a una Viuda que le imploraba: "Haga justicia por favor contra mi enemigo."  El Juez no quiso tomar el caso por un tiempo, pero después se dijo a si mismo... Seguir leyendo ►



Los dos Cimientos

los dos cimientos

A todo quien venga a mi, oye mis palabras y las cumple, les diré a quien se asemeja. Es igual al Hombre que al querer construir su hogar, cavó, hundió y puso como base una gran roca para construir sobre esta su casa. Cuando llegó una inundación, el río dio con furia contra todo lo que se ponía en su camino, pero... Seguir leyendo ►



La gran Cena
la gran cena

Un Hombre hizo una gran cena e invitó a muchos invitados. Cuando por fin iba a empezar dicho festejo, envió a su Siervo para que diga a sus invitados: "Que vengan ya. Por fin todo está preparado."

El Ciervo así lo hizo, pero cuando él llegó, todos se iban disculpando diciendo que no podían ir. Uno de ellos dijo que había comprado una hacienda y necesitaba ir a verla. Otro dijo que compró cinco yuntas de bueyes y tenia que cuidarlos. Otro más dijo... Seguir leyendo ►

Los Talentos
los talentos

Jesús contó otra Parábola: Mi Reino es como aquel Hombre que cuando tuvo que viajar, llamo a sus Siervos para darles sus bienes. A un Siervo le dio cinco talentos; a otro dos, y a último sólo uno según su capacidad. Luego se marcho. El Siervo que recibió cinco talentos a negociarlos, y tras esto, ganó otros cinco. El otro Siervo que obtuvo dos talentos, también hizo lo mismo y ganó otros dos. El último Siervo de un talento, cavó un hueco en la tierra y lo escondió. Años después, regreso el Señor y... Seguir leyendo ►


El Hijo pródigo
el hijo prodigo

Contó otra parábola Jesús: Un Hombre que tenia dos hijos, el menor de ellos se acercó y le dijo a su Padre: "Padre, deme la parte de los bienes que me toca heredar." Su Padre así lo hizo. Luego el Hijo menor, reuniendo todos los bienes que obtuvo, se fue a una provincia muy lejana. Allí, él llevado por malas influencias, fue derrochando su fortuna en... Seguir leyendo ►


El Trigo y la Cizaña
el trigo y la cizana

Jesús contó nuevamente: "El Reino de los Cielos es igual a un Hombre que sembró buena semillas en su campo, pero mientras dormían, vino su enemigo y sembró Cizaña entre el Trigo y se fue. Cuando el Trigo salió y dio frutos, pero también apareció la Cizaña... Seguir leyendo ►


La semilla de Mostaza
la semilla de mostaza

Cierta vez, Jesús contó: "El Reino de los cielos es semejante al Grano de Mostaza la cual es la más pequeña de todas las semillas. Una vez, un Hombre tomó la Semilla de Mostaza y la sembró en su campo. Cuando creció, fue la más grande de todas las plantas y se hizo árbol. Las aves del cielo maravilladas por su grandeza, la eligieron e... Seguir leyendo ►


La Oveja perdida
la oveja perdida

Jesús dijo: "El Hijo del Hombre llegó para salvar lo que se había perdido. Díganme, ¿si un Hombre que tiene Cien Ovejas y se pierde una de ellas, no dejaría a las noventa y nueve e iría por los montes a buscar a la Oveja que se había perdido?. Si Él la encuentra, se alegrará más por... Seguir leyendo ►


La Moneda perdida
la moneda perdida

Jesús continuó y dijo: Una Mujer que tiene diez dracmas, de pronto pierde uno de ellos. Ella enciende la lámpara y barre la casa buscando hasta encontrarlo; y cuando lo halló, reúne a sus amigas y vecinas para decirles... Seguir leyendo ►


El Rico y Lázaro
el rico y lazaro

Contó otra parábola Jesús: Un Mendigo que se llamaba Lázaro, estaba echado en la puerta de la casa del Hombre rico. Lázaro a pesar de sus heridas (llagas), deseaba mucho poder comer algunas de las migajas que caían de la mesa del rico, pero venían los Perros y... Seguir leyendo ►
Compartido a las

La Fiesta de bodas

Jesús nuevamente contó otra parábola, y dijo:

El reino de los cielos es igual a un Rey que hizo fiesta de bodas a su hijo, y envió a sus Siervos a llamar a los invitados, pero ellos no quisieron asistir. Nuevamente, él envió a otros siervos diciendo:

"Digan a nuestros invitados que ya está preparada mi comida. Mis toros y animales engordados, ya fueron sacrificados para el festín, y todo está listo. Que vengan a las bodas."

Pese a eso, ellos informaron nuevamente, pero igual no hicieron caso y no fueron. Los invitados continuaron en sus labranzas, y otro en sus negocios. Otros incómodos, tomaron a los Siervos, los enfrentaron y los mataron.

El comportamiento de estos, llegó al Rey; él se enojó y envió sus ejércitos, destruyó a los malvados, y quemó su ciudad. Luego dijo a sus Siervos:

"Las bodas están listas; pero fueron invitados los que no eran dignos. Vayan a las afueras de los caminos, y llamen a las bodas a cuantos hallen."

Los Siervos salieron nuevamente por los caminos, juntaron a todos los que encontraron entre malos y buenos; y las bodas fueron llenas de invitados.

Entró el Rey para ver a sus invitados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda. Él le dijo:

"Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda?"

Sin embargo, el invitado no habló.

El Rey se alejó y dijo a los que servían:

Aten de pies y manos, y lánzenlo en las tinieblas de afuera. Allí será el lloro y el crujir de dientes. Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.

parabola de la gran cena

Interpretación
Jesús nos hace ver la incapacidad y necedad de las personas ante el regalo de la salvación que Dios ofrece gratuitamente.

Mateo 22:1-14

Observaciones
Esta parábola tiene cierta similitud con la Parábola de la gran cena
Compartido a las

El Fariseo y el Publicano

A unos Hombres que creían ser justos y menospreciaban a los demás, Jesús les contó la siguiente parábola:

<<Dos Hombres subieron al templo a orar, uno era Fariseo, y el otro un Publicano. El Fariseo estando de pie, oraba consigo mismo:

"Dios, te agradezco porque no soy como otros hombres que son ladrones, injustos, adúlteros, ni como este Publicano. Ayuno dos veces a la semana y siempre doy diezmos de todo lo que gano."

Por otro lado el Publicano que estando a una distancia prudente, no levantaba los ojos al cielo, pero él se golpeaba el pecho diciendo:

"Dios, sé correcto conmigo, ya que soy pecador."

el fariseo y el publicano parabola

Les digo que el Publicano regresó a su casa justificado mucho antes que el Fariseo; ya que cualquiera que se glorifique, sera humillado; y aquel que se humilla, será glorificado.>>

Interpretación
Jesús valora mucho la humildad en este suceso. No debemos jactarnos de nuestras posibles virtudes, pues el propio alardear ya es mal proceder.
(Lucas: 18, 9-14)
Compartido a las