El Rico y Lázaro

Contó otra parábola Jesús:

<<Había un Hombre rico que se vestía de púrpura e hilo fino, y cada día realizaba un gran banquete.

Un Mendigo que se llamaba Lázaro, estaba echado en la puerta de la casa del Hombre rico. Lázaro a pesar de sus heridas (llagas), deseaba mucho poder comer algunas de las migajas que caían de la mesa del rico, pero venían los Perros y le lamían las llagas.

Un día, Lázaro falleció, y fue llevado por los ángeles donde Abraham. Poco después, el Rico también falleció y fue sepultado. Él fue a dar en el infierno y fue atormentado en el eterno fuego. De pronto, el Rico levantó los ojos y vio de lejos a Abraham y a Lázaro juntos. El Rico gritó con todas sus fuerzas:

"Padre, ten misericordia de mi y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo y refresque mi lengua. Me sofoca este intenso fuego."

Abraham respondió:

"Acuérdate que recibiste tus bienes, y Lázaro sus males. Ahora él es consolado y tú atormentado. Además, entre tú y nosotros hay un gran barranco. Por eso a los que quieran ir de aquí hacia donde estas, no podrían; al igual que los de allí hacia acá."

 El Rico insistió nuevamente:

"Entonces, le ruego por favor envíe a Lázaro a casa de mi Padre, ya que tengo cinco hermanos para que le testifique, y no vengan a dar como yo en este lugar de tormento."

Abraham contestó:

"Ellos tienen a Moisés y a los profetas. Que los oigan."

El Rico respondió:

"No padre Abraham, si alguno fuese a ellos de entre los muertos, se arrepentirán."

Abraham sentenció:

"Si no oyen a Moisés y a los Profetas, tampoco les convencerá alguien aunque se levante de entre los Muertos.">>

el el rico y lazaro parabola

Interpretación
Jesús explica la severidad de su Padre al momento de juzgar a los Hombres. Más si el rico, ha sido cruel con su prójimo no solo por sus actos, sino peor aun por su omisión ante el dolor ajeno, eso no le será perdonarlo.


(Lucas: 16, 19-31)
Ayúdanos a crecer. Compártelo por favor:  

Facebook  Twitter  Google+

Compartido a las
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)