El Buen Samaritano

Un intérprete de la Ley, se puso de pie y preguntó a Jesús:

"Maestro, ¿que debo hacer para obtener la vida eterna?"

Jesús respondió:

"¿Que está escrito en la ley?"

"Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón y tu alma. Con todas tus fuerzas, con toda tu mente, y a tu prójimo como a ti mismo." - Respondió aquel Hombre.

"Has respondido muy bien..." - Dijo Jesús - "Cumple con eso y vivirás."

"¿Y quien es mi Prójimo?" - nuevamente preguntó el Hombre.

Jesús contestó:

"Un Hombre que bajaba de Jerusalén a Jericó, fue robado por unos ladrones quitándole todas sus pertenencias y mercancía. Ellos lo hirieron y lo abandonaron medio muerto.

Hora después, pasó por allí un Sacerdote, y viendo al Hombre herido, lo rodeó y siguió su camino. 

Un Levita que llegó a dicho lugar, vio al herido, y se desvió para seguir su camino.

Un Samaritano que estaba de viaje, encontró al Hombre herido. Él se compadeció, y de inmediato curó sus heridas con vino y aceite, luego lo subió a su burro y luego lo llevó a un alojamiento para cuidarlo.

el buen samaritano parabola de jesus

Al día siguiente, sacó dos denarios y dándole al Dueño del alojamiento dijo:

'Señor, por favor cuídelo, y lo que gaste de más, yo se lo pagaré cuando regrese.'

Dime, ¿cuál de aquellos tres crees que demostró ser el Prójimo de aquel Hombre que fue herido por los ladrones?"

"El Samaritano quien curó al Herido." - Respondió el Hombre.

"Bien. Entonces, ve y haz tú lo mismo." - Finalizó Jesús.

Interpretación
Ama y recibirás amor.
Reconoce a tu Prójimo y ámalo por siempre.

(Lucas: 10, 25,37)
Ayúdanos a crecer. Compártelo por favor:  

Facebook  Twitter  Google+

Compartido a las
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)