La Fiesta de bodas

Jesús nuevamente contó otra parábola, y dijo:

El reino de los cielos es igual a un Rey que hizo fiesta de bodas a su hijo, y envió a sus Siervos a llamar a los invitados, pero ellos no quisieron asistir. Nuevamente, él envió a otros siervos diciendo:

"Digan a nuestros invitados que ya está preparada mi comida. Mis toros y animales engordados, ya fueron sacrificados para el festín, y todo está listo. Que vengan a las bodas."

Pese a eso, ellos informaron nuevamente, pero igual no hicieron caso y no fueron. Los invitados continuaron en sus labranzas, y otro en sus negocios. Otros incómodos, tomaron a los Siervos, los enfrentaron y los mataron.

El comportamiento de estos, llegó al Rey; él se enojó y envió sus ejércitos, destruyó a los malvados, y quemó su ciudad. Luego dijo a sus Siervos:

"Las bodas están listas; pero fueron invitados los que no eran dignos. Vayan a las afueras de los caminos, y llamen a las bodas a cuantos hallen."

Los Siervos salieron nuevamente por los caminos, juntaron a todos los que encontraron entre malos y buenos; y las bodas fueron llenas de invitados.

Entró el Rey para ver a sus invitados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda. Él le dijo:

"Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda?"

Sin embargo, el invitado no habló.

El Rey se alejó y dijo a los que servían:

Aten de pies y manos, y lánzenlo en las tinieblas de afuera. Allí será el lloro y el crujir de dientes. Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.

parabola de la gran cena

Interpretación
Jesús nos hace ver la incapacidad y necedad de las personas ante el regalo de la salvación que Dios ofrece gratuitamente.

Mateo 22:1-14

Observaciones
Esta parábola tiene cierta similitud con la Parábola de la gran cena
Ayúdanos a crecer. Compártelo por favor:  

Facebook  Twitter  Google+

Compartido a las
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)