El Siervo fiel

Contó Jesús:

Estén preparados, ceñidos y con las lámparas encendidas. Sean como los hombres que esperan el regreso de su señor que fue a una boda, para abrirle las puertas apenas llegue y toque esta. 

¡Felices los servidores a quienes el señor encuentra velando a su llegada! Les aseguro que él mismo recogerá su túnica, los hará sentar a la mesa y se pondrá a servirlo. ¡Felices ellos, si el señor llega a medianoche o antes del alba y los encuentra así!

Entiendan bien esto: Si el dueño de casa supiera a qué hora va llegar el ladrón, no lo dejaría perforar las paredes de su casa. Ustedes también estén preparados, ya que el Hijo del hombre llegará a la hora menos pensada.

Pedro preguntó:

"Señor, ¿esta parábola la dices para nosotros o para todos?"

Jesús respondió:

¿Cuál es el administrador fiel a quien el Señor pondrá al frente de su personal para distribuirle la ración de trigo en el momento oportuno?

¡Feliz aquel a quien su señor, al llegar, encuentra ocupado en este trabajo! Les aseguro que lo hará administrador de todos sus bienes. Pero si este servidor piensa: "Mi señor tardará en llegar", y se dedica a golpear a los servidores y a las sirvientas, y se pone a comer, a beber y a emborracharse, su señor llegará el día y la hora menos pensada, lo castigará y le hará correr la misma suerte que los infieles.

siervo fiel parabola

El servidor que, conociendo la voluntad de su señor, no tuvo las cosas preparadas y no obró conforme a lo que él había dispuesto, recibirá un castigo severo. Pero aquel que sin saberlo, se hizo también culpable, será castigado menos severamente. Al que se le dio mucho, se le pedirá mucho; y al que se le confió mucho, se le reclamará mucho más.

Interpretación

Debemos estar preparados para la llegada de nuestro Señor, estando alerta y atentos.
Ayúdanos a crecer. Compártelo por favor:  

Facebook  Twitter  Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario