El Fariseo y el Publicano

A unos Hombres que creían ser justos y menospreciaban a los demás, Jesús les contó la siguiente parábola:

<<Dos Hombres subieron al templo a orar, uno era Fariseo, y el otro un Publicano. El Fariseo estando de pie, oraba consigo mismo:

"Dios, te agradezco porque no soy como otros hombres que son ladrones, injustos, adúlteros, ni como este Publicano. Ayuno dos veces a la semana y siempre doy diezmos de todo lo que gano."

Por otro lado el Publicano que estando a una distancia prudente, no levantaba los ojos al cielo, pero él se golpeaba el pecho diciendo:

"Dios, sé correcto conmigo, ya que soy pecador."

el fariseo y el publicano parabola

Les digo que el Publicano regresó a su casa justificado mucho antes que el Fariseo; ya que cualquiera que se glorifique, sera humillado; y aquel que se humilla, será glorificado.>>

Interpretación
Jesús valora mucho la humildad en este suceso. No debemos jactarnos de nuestras posibles virtudes, pues el propio alardear ya es mal proceder.
(Lucas: 18, 9-14)
Ayúdanos a crecer. Compártelo por favor:  

Facebook  Twitter  Google+

Compartido a las
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)